El orientador educativo utiliza la expresión artística y el manejo de la creatividad como técnicas y herramientas psicopedagógicas para ayudar a los aprendices en su proceso de aprendizaje con el fin de equilibrar su bienestar mente-cuerpo-espíritu y mejorar su educación. Se requiere especializarse en esta área, sin embargo, dentro de esta preespecialidad, el pedagogo puede empezar a tener sus primeras experiencias y conocer sus bases.