El orientador en formación necesita trabajar primero consigo mismo antes de pretender poder orientar a otras personas. Es por ello que en este primer curso se hará una reflexión personal profunda con base en fundamentos teórico-metodológicos y vivenciar una serie de procedimientos, técnicas y estrategias que ayudan a lograr este objetivo.